miércoles, noviembre 12, 2008

CARTA A LA MINGA DESDE LAS MUJERES



 Desde la Escuela Política de Mujeres Pazificas Cali, Colombia

 

Ustedes están invitando a caminar la palabra, que podría significar también volver a pasar por el corazón los argumentos que se han construido desde la razón, y que seguramente va más allá, e implica la corporalización de los discursos y las oraciones.

Que la palabra nos suceda, que se vuelva sal y nube.

 

Nos proponen, a partir de cinco puntos, unas reflexiones serias:

 

1-       ¿Cuál es el modelo de desarrollo que queremos?  Uno arrasador, atarban, voraz, patriarcal? O podemos como colectividad diversa pensarnos unos nuevos, inéditos, experimentales, que conjuguen las dimensiones de la armonía, sostenibilidad, respeto, ventana, espejo.

Maneras de producir que humanicen nuestro fugaz paso por este planeta.

 

2-      Nos piden que encaremos la violencia  desde la conversación, desde la franqueza de las negociaciones, con presencia de los movimientos populares, que no sintiéndose representados ni en el gobierno ni en la guerrilla, necesitan expresarse y plantear sus visiones e intereses en escenarios de negociación colectiva. No desde una seguridad democrática que nos ofrece un horizonte de fraude, horror y simulacro, sino desde los más diversos sueños que se plantean un mundo más divertido y bueno que este que estamos viviendo.

 

3-      Nos piden movilización, agitación, disposición, en este momento en que una elite, operativisa  y legisla a favor de unos pocos, vendiendo el territorio y despojándonos del agua, la tierra, el aire, las semillas, el vinculo sagrado con nuestra memoria colectiva. Vender, hacer negocios, ganar, ganar y ganar.

 

4-      Plantean que ustedes solos como etnia, que por cientos de años han resistido desde su acento de tierra, no pueden. Que tenemos que ser  más, diversos, plurales, tercos y tercas, celebrantes de la vida. Que construyamos un escenario polifónico desde donde encontrarnos  en esta minga itinerante, nómada, fluyente.

 

Y las mujeres queremos hacernos presentes.

 

Durante muchos años hemos resignificado nuestra palabra en las cocinas, en los comedores, en los espacios de intimidad de nuestras casas y hemos entendido con profundidad que lo personal  es político, que son pobres las revoluciones sin re- evoluciones, que los discursos son huecos sino pasan por el centro del pecho, sino se encarnan en la piel. Y hemos planteado unos retos muy grandes a los movimientos libertarios del planeta: no son posibles las primaveras, si se sigue subvalorando a las mujeres por el sólo hecho de serlo y si no se feminizan las luchas populares, lo que significa no sólo volver un inaceptable social la violencia y el desprecio por las mujeres, sino dimensionar  gozosamente lo femenino que hay en hombres y en mujeres, en el viento y en la tierra, en la indignación y en el silencio.

Las mujeres tenemos una palabra por caminar, sabemos que son muy grandes los desafíos y queremos ir aprendiendo con ustedes las dimensiones de la minga.

 

Sabemos que cuando hay canto colectivo hay Matria, cuando hay creación y resistencia, cuando se tienden puentes entre el pensamiento y la vida, la política y la subjetividad, entre la realidad y lo real. La Matria como ese horizonte de lo posible creativo, que en contrate con las Patrias imperativas, hegemónicas y patriarcales, dibuja una lógica de la vida que espera ser ensayada por nosotros como humanidad.

 

 

 Escuela Política de Mujeres Pazificas

 

Cali, Noviembre de 2008

 

Escuela Política de Mujeres Pazificas, Cali, Colombia, minga por la vida, minga indígena,

 

 

 

 

 





Get news, entertainment and everything you care about at Live.com. Check it out!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comparte tus ideas