domingo, febrero 22, 2009

NI FLORES....NI CHOCOLATINAS




Podríamos celebrar... pero ¿y qué?
Hölderin




Que nuestros hijos no vayan a la guerra.

Que no se cuestione el libre desarrollo de nuestra sexualidad.

Que no nos insulten, hagan mofas o chistes a través de nuestra genitalidad.

Que así como las mujeres hemos luchado por participar activamente en los espacios públicos, los hombres participen amplia y decididamente en los espacios privados.

Que los hombres también planifiquen: que se tomen la píldora... que se apliquen la inyección...que se liguen la trompa.

Que las medidas que se tomen no sean 90-60-90, sino medidas para erradicar la violencia en todas sus formas: contra el desplazamiento, contra la pobreza y contra la exclusión.


Para poder seguir cantándole a la vida, para arrebatarle a los asesinos el derecho a vivir en la diferencia.

Las mujeres le decimos no a la guerra, no a la militarizacion de la vida en todos sus aspectos.

Porque nuestro lenguaje es un canto a la vida, a la alegría, a la fiesta, a la magia...a la dignidad y no el masculino quejido de la muerte.

Para que los hombres que nos acompañan en estas demandas...y sabemos que hay muchos...se unan a nosotras.

Por un frente contra la guerra, que nos permita reconstruir nuestro país con base en la tolerancia y el pluralismo.


GRUPO INTERDISCIPLINARIO DE ESTUDIOS PARA LA EQUIDAD DE GÉNERO - GIEPEG

UNIVERSIDAD PEDAGÓGICA Y TECNOLÓGICA DE COLOMBIA

Tunja, 8 de marzo






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comparte tus ideas