sábado, diciembre 10, 2011

Embarazo adolescente



DE ESCUELA DE FORMACIÓN FEMINISTA
 

NOSOTRAS YA LO HABÍAMOS DENUNCIADO EN EL 2010 CON MOTIVO DE UN FORO AQUÍ EN MEDELLIN... Y ADEMÁS ENUNCIAMOS OTRAS CONDICIONES PARTICULARES DE UNA CIUDAD COMO MEDELLIN PARA QUE LAS MUJERES NIÑAS Y JÓVENES SE EMBARACEN…


MANIFIESTO  A LA CIUDAD
Ante la realización en la ciudad de Medellín del "Primer foro sobre embarazo adolescente NO MAS SILENCIO", los días 4 y 5 denoviembre.de 2010. Actividad convocadoapor el gobierno local desde un enfoque de salud pública que privilegia el análisis socio-demográfico, médico-reproductivo y de eficiencia de los servicios de salud, INVISIBILIZANDO la crítica a la sociedad patriarcal, a la discriminación histórica que han vivido las mujeres y a la socialización de género que impone la maternidad como un hecho natural ,desconociendo que la sexualidad y la reproducción de las mujeres han estado cautivas de la cultura, la  política, la religión y la economía.
Ante esta actividad que se anuncia con el objetivo de analizar el problema y buscar alternativas a su tratamiento,  en donde la voz de las mujeres jóvenes no estará en igualdad de condiciones ni en el nivel de importancia frente al discurso de las expertas y los expertos invitados;  y en donde las organizaciones de mujeres, las organizaciones feministas ni las feministas intervendrán…



NOSOTRAS MANIFESTAMOS
1.      El embarazo adolescente es más que un problema de salud pública. Mantener este enfoque en el tratamiento de una problemática que afecta la vida de miles de mujeres niñas y jóvenes, contribuye a mantener una visión reducida del problema y enfatiza sólo en las dificultades del sistema de salud (crecientemente privatizado) y en el empobrecimiento de la población, que no solo tiene como origen este fenómeno.  Continuar haciendo énfasis en mensajes como "el embarazo adolescente empobrece a la madre y al hijo" no disuade a las niñas y a las jóvenes. Ellas ya están empobrecidas y han aprendido bien de la cultura de la sobrevivencia: "donde comen dos comen tres" y, "Dios proveerá".
Controlar la reproducción de las mujeres jóvenes con la intención de revertir la pobreza corresponde al interés político de ocultar las verdaderas causas de ésta y sus responsables.
2.      Miles de niñas y jóvenes empobrecidas habitantes de Medellín desarrollan su vida sometidas a la violencia, el abuso sexual, la restricción de su sexualidad, la violación del derecho a la privacidad y la constante zozobra respecto de su integridad física y emocional. Amenazadas por el conflicto y la inequidad de sus barrios muchas se embarazan como resultado de relaciones afectivas espontáneas que constituyen breves huídas a la opresión de su cuerpo y su sexualidad.
Las mujeres, niñas y jóvenes no están eligiendo con quién compartir el proyecto de maternidad, pues la experiencia de otras les ha demostrado que finalmente terminarán solas, y por lo tanto, no tienen expectativas sobre un proyecto de paternidad que es hoy un fracaso en la sociedad colombiana. No solo por razones socio-económicas; fundamentalmente por razones culturales.  
3.      Las mujeres niñas y jóvenes continúan siendo socializadas en una cultura que sacraliza la maternidad y la ofrece como la única forma en que se realiza la feminidad.
Las representaciones sociales sobre la maternidad siguen otorgándole a la madre un lugar de ficticios privilegios y poder, en razón de su supuesta mayor capacidad de amar, de dar y de sacrificarse. Todos estos "atributos"  de la maternidad son justificados como un instinto materno que viene con el hecho de ser mujer, es natural y, por tanto, es inevitable. En consecuencia, la no realización de la maternidad aparece como frustración, como falta, como vacío, como soledad, como negación DEL SER MUJER.
En nuestro contexto, ser madre sola es un heroísmo, algo que todas las mujeres pueden hacer, pues son capaces de todo por el amor a sus hijos e hijas, menos abandonarlos.
Ser madre, en medio de la violencia y la pobreza, aparece socialmente como un milagro, una afirmación de vida y esperanza que se bendice socialmente.
4.      El triunfo de la masculinidad violenta y opresiva sobre el cuerpo de las mujeres se evidencia en la hegemonía del deseo sexual de los hombres y su "supuesta incontención", presente en la publicidad, las telenovelas, las canciones y en el sentido común predominante en la sociedad.
Le hegemonía masculina violenta y opresiva está presente en la vida cotidiana de las niñas y las jóvenes de los barrios populares.
Varones comprometidos o vulnerables a ser parte de… disputas violentas, bandas armadas, sobrevivientes de la cultura ilegal, conviven con ellas en sus casas o son los posibles "elegidos" para vivir el afecto y la sexualidad.
Para muchas mujeres niñas y jóvenes el proyecto de maternidad es una opción de ser, de trascender, de permanecer, en medio de comunidades inmersas en la violencia que por razones de supervivencia privilegian el día a día en oposición a proyectos de vida de largo plazo.
5.      Los discursos y las practicas educativas alrededor de la sexualidad y el cuerpo de las mujeres niñas y jóvenes y de los hombres  niños y jóvenes, carecen de una visión humanista e integral y de enfoques críticos como la perspectiva de género y la pedagogía feminista.
Ante el fracaso de discursos biologicistas y moralizantes,  se requieren practicas pedagógicas donde se dé lugar a la palabra y a la experiencia vivida de los sujetos,  que reconozcan la discriminación histórica a la que han sido sometidas las mujeres, así como las relaciones desiguales de poder entre mujeres y hombres, a la vez que posibilitan el autoreconocimiento, la autoafirmación, la autonomía sobre el cuerpo y la realización del placer y del deseo.
La sexualidad de las mujeres continúa capturada por instituciones patriarcales y heteronormativas que privilegian la función reproductiva de su cuerpo y el control sobre su deseo, favoreciendo la vivencia sexual de los varones y la realización de su deseo,  reafirmando su falta de compromiso con la paternidad y con sus relaciones afectivas establecidas con las mujeres.
6.      Persisten y están vigentes la dominación patriarcal y la  explotación capitalista sobre el cuerpo de las mujeres, amenazando la realización de una vida libre de violencia. Por lo tanto, las políticas públicas generadas por gobiernos neoliberales son apenas promesas de igualdad y derechos de papel, irrealizables en sociedades injustas y divididas en clases sociales.
Como feministas, seguiremos denunciando los discursos políticos institucionalizados que pretenden minimizar la violencia y la dominación patriarcal; analizando críticamente los problemas antiguos y  nuevos que afectan a las mujeres; develando la fuente de la opresión  y las múltiples formas en que ésta se manifiesta, así como las alternativas individuales y colecticas para su destrucción; construyendo entre nosotras prácticas políticas para desobedecer al patriarcado, resistir a la dominación y ser mujeres libres.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comparte tus ideas