viernes, febrero 10, 2012

Carta pública de la Red Nacional de Mujeres


¡LA VIOLENCIA CONTRA LA POBLACIÓN ES INACEPTABLE!

Señores y señoras de las Farc:

La Red Nacional de Mujeres, organización feminista colombiana, rechaza firme y enfáticamente la violencia que ustedes han desatado por estos días con sus bombas en el Valle, Cauca y Nariño, dejando a su paso la muerte de hombres, niños y mujeres, destrucción de viviendas y lugares de convivencia comunitaria, pérdida de las posibilidades de libertad y tranquilidad que pueden tener poblaciones afrodescendientes, indígenas y campesinas que habitan esos lugares, incrementando con sus acciones las situaciones de extrema pobreza que se vive en estas zonas.

Si esto a ustedes no les preocupa a nosotras sí; porque hemos estado comprometidas por más de una década en movilizaciones y acciones por la paz, una paz que signifique respeto a la pluralidad y a la diferencia y, se fundamente en garantizar derechos que eliminen la exclusión social.

Por eso señores y señoras de las Farc, nuestra ética como ciudadanas feministas de este país nos hace opositoras a la guerra, a esa guerra que sólo produce dolor y obstaculiza el bienestar y la germinación de la vida en todas sus formas. Dicho esto, nos asiste el derecho a rechazar su torpeza política. Nos resistimos a creer que estos actos sean resultado de acuerdos vinculados al negocio del narcotráfico y que la utopía de un país donde todas las personas quepamos haya terminado.

¡Por eso repudiamos sus actos de guerra y expresamos públicamente nuestra indignación por tanta barbarie!

Es nuestra responsabilidad como feministas denunciar ante la opinión pública la práctica de la violencia como medio para la consecución de objetivos políticos. Nosotras luchamos por la erradicación de las violencias contra las mujeres y por la eliminación de la guerra en nuestro país y en el mundo. Sabemos del sufrimiento que viven las familias colombianas que habitan los territorios porque trabajamos en ellos, con la gente; escuchamos cómo multitud de mujeres sufren las secuelas de la violencia y de la guerra: violencia sexual, esclavitud doméstica en zonas de conflicto, pérdida de sus compañeros afectivos, de sus hijos reclutados para la guerra, impotencia ante el dolor de niños y ancianos lisiados por las minas antipersonales.


No queremos seguir contando los relatos de las viudas, huérfanas y abandonadas, no queremos seguir viendo el sufrimiento en los rostros de las mujeres jefas de hogar, desprotegidas, que tienen que exigir del Estado atención como víctimas sobrevivientes de una guerra inútil. Nos negamos a seguir registrando más mujeres, niñas y niños que quedan sin dónde pasar la noche porque una bomba camuflada o un cilindro ciega su vida, destruye su hogar.

Si aún tienen algo de sensatez paren los fusiles y desistan del conflicto armado. Les proponemos que tomen la iniciativa valiente y digna de apostarle a la paz, propongan diálogos y hechos; muestren argumentos de su interés para integrarse a la sociedad y, desde ahí luchar por los cambios y las reformas que consideran, si realmente es esa su apuesta política.

Les proponemos que adopten otra ruta: ¡ganar la paz y no la guerra! En estos tiempos es más esperanzador y sería un paso importante para transformar la cultura de la violencia que nos trastoca en todos los espacios de la sociedad.

La estela de actos de guerra como los recientes ocurridos en el sur y occidente del país contra la población nos obliga a no guardar silencio. Nuevamente les hacemos la pregunta que una década atrás expresamos en el Caguán y no han tenido en cuenta: ¿Hasta cuándo y hasta dónde señores de las Farc van a llegar?


Como feministas de la Red Nacional de Mujeres seguiremos rechazando, públicamente, a quienes practican la violencia, la defienden o legitiman. Que la violencia termine cuanto antes, hay que buscar otras vías para tramitar los conflictos. Necesitamos que el discurso guerrerista sea reemplazado por propuestas y actuaciones para conseguir y reconocer derechos.

Por eso llamamos a las mujeres de Colombia a que expresen el rechazo a sus actos de guerra, en todos los lugares y desde diversas formas que señalen caminos de paz:

¡En las redes sociales creando consignas y mensajes!

¡En las calles con grafitis de protesta!

¡En los hogares repudiando todo acto de terror y de muerte!

¡En las escenarios comunitarios, denunciando sus atrocidades!

¡En las universidades expresando creativamente el rechazo a las violencias de la guerra!

Y que estas consignas se expandan por distintos lugares. La paz se construye en cada acto cotidiano de reconocimiento y respeto.

¡Que los proyectos militares y guerreros sean vencidos por la fuerza ciudadana que se propone construir otras realidades!

RED NACIONAL DE MUJERES
Colombia, febrero 07 de 2012

Susana Mejía González
Comunicaciones
Red Nacional de Mujeres
nacional@rednacionaldemujeres.org
comunicaciones@rednacionaldemujeres.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comparte tus ideas