viernes, noviembre 09, 2012

Palabras invitadas


Comparto aquí este texto de una chica que tiene un blog no la conozco a ella, y sus palabras me llegaron muy hondo.


Muñeca de trapo

"Y nada tenía de malo,
nada tenía de raro
que se hubiera roto el corazón,
de tanto usarlo"
Eduardo Galeano







No tenía nariz, tenía una línea por sonrisa y dos botones por ojos, la ropita de retazos remendados y
dos largas coletas  que hacían juego con las tres pequitas pintadas en cada mejilla. El corazón era de
 relleno emponjoso que se salía 
 cuando le arrancabas cualquier partecilla. Si estaba enojada sonreía,
 si accidentalmente se le caía la cabeza, 
sonreía; si le arrancabas los brazos o las piernas, la sonrisa
 jamás se le caía. Tan bonita con sus coletas y su sonrisa 
de mentiras.
Una muñequita de trapo que aprendió a llorar sin lágrimas y a sonreír en la obligatoriedad
 de una línea cosida. 

Solo ella sabe cuánto duele que te cosan la sonrisa.





Tomado de click aquí


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comparte tus ideas