lunes, julio 13, 2009

Legionarios por la paz

Nacional 11 Jul 2009 - 10:00 pm

Terminaron gira nacional en Medellín

Legionarios de Bojayá

Por: Nelson Fredy Padilla
Siete años después de la mayor masacre de civiles en Colombia, los jóvenes sobrevivientes ayudan a su pueblo a superar el trauma a través de la Legión del Afecto.
Sobrevivientes de la masacre de Bojayá
Foto: Óscar Pérez-El Espectador
Sobrevivientes de la masacre de Bojayá: de izquierda a derecha, Erlin Perea, Veison Velásquez, José Valencia,
Boris Velásquez, Éver Romaña, Perbis Palacios y Jhon Fredys Velásquez.

A los sobrevivientes de la peor matanza de civiles en la historia del conflicto colombiano los persiguen sonidos e imágenes de aquel 2 de mayo de 2002 en Bojayá, Chocó: el traqueteo del fuego cruzado entre guerrilleros de las Farc y paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia, los llamados de los pescadores y a refugiarse en la iglesia, la explosión de un cilindro bomba, los 119 cadáveres mutilados -45 de niños-, los gritos de auxilio de decenas de heridos, el olor a muerte, la desolación, la huída, las cicatrices, el recuerdo que atormenta.
Sobreponerse a semejante traumatismo es un proceso en el que todavía hay mucho por sanar. Es el reto que enfrentan nueve hombres, niños cuando sucedió la masacre que diezmó a sus familias, personajes únicos como la ortografía de sus nombres: José de la Cruz y José Milton Valencia Córdoba, Jhon Fredys y Rovinson Velásquez M., Veison Velásquez Vásquez, Éver Hernando Romaña, Erlin Perea, Boris Velásquez, Perbis Palacios.
El Espectador los encontró en plena travesía por el centro del país como miembros de los Legionarios del Afecto, un movimiento que recorre Colombia en busca de jóvenes marginados por la pobreza o el conflicto, discriminados por raza o situación social, víctimas o victimarios de la violencia urbana y rural. Ya son 800 por obra y gracia de un proyecto fundado cinco años atrás por el ex asesor de paz del presidente Belisario Betancur y asesor de las Naciones Unidas, Mario Flórez, junto al consultor Darío Barberena y con el respaldo del Programa de la ONU para el Desarrollo y de Acción Social de la Presidencia de la República.
Cuenta con un presupuesto de 3.000 millones de pesos y consiste en un proceso de resocialización de muchachos con base en actividades culturales que los proyectan en cada región como nuevos líderes de sus comunidades. El trabajo es planeado y realizado por ellos, a cambio reciben presupuesto, manutención y un salario mínimo mensual. En este ambiente fue que los sobrevivientes de Bojayá encontraron una opción de vida distinta a ser la carne de cañón de la guerra, en medio de la selva chocoana.

Encarnar a los muertos

José de la Cruz Valencia relata lamentándose de la impotencia de entonces: "Perdí a varios familiares y amigos; los oíamos gritar, intentamos acercarnos a la iglesia para estar con ellos pero los balazos nos hicieron devolver. Eso me salvó de morir en la explosión". Tiene 22 años, desde hace 20 meses integra los Legionarios y se especializó en promover obras de teatro en todo el Chocó, al tiempo que estudia administración de empresas. "Esta tragedia me llevó a apegarme más a la vida y a concientizarme de que hay que trabajar para servirle a nuestra gente".
Con el apoyo de la Diócesis de Quibdó y una experta alemana, estos sobrevivientes llevaron a las tablas tres obras de teatro con las que ayudan a los habitantes de los caseríos palafíticos del río Atrato a hacer catarsis. En Los muertos hablan encarnan a los familiares y amigos fallecidos. Quienes los extrañan pueden despedirse de ellos, expresarles sus sentimientos de viva voz o a través de cartas. José hace el papel de un herido que declama: "Entre los platanales/ enterraremos los cadáveres/ de nuestros muertos/ para que le den el color verde a los racimos/ y nos alimenten". Entonces entran las cantaoras o musas lamentando lo ocurrido, en un ritual fúnebre que se transforma en alabanza.
Aún muertos seguirán viviendo, es la segunda obra en la que los sacrificados les responden y les piden no dejarse arrancar de sus raíces por los alzados en armas. La tercera se llama Hoy es un día especial y aborda el tema de la libertad, desde cómo prevenir enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados hasta cómo respetar la naturaleza.
Contagiadas por la iniciativa de estos jóvenes, las mujeres de Bojayá pintaron un telón gigante en el que incluyeron los nombres de todas las víctimas de la masacre y lo cuelgan cada aniversario, amarrado de los maderos sobre los que se elevan sus casas a centímetros del caudal del río.
Del grupo también hace parte Erlin Perea, de 23 años. "Falleció mi hermano Herlindo y mi primo Wilmar, mi mamá quedó malherida como mi tía Rufina y mi tío Ílson. No pude hacer nada por ellos distinto a sacarlos de las fosas comunes y enterrarlos en el cementerio. Ahora soy artesano, llevó casi dos años en la Legión, estoy conociendo el país y me estoy formando para ayudarle a la comunidad. Ha habido un cambio de mentalidad desde la matanza, el gobierno nos construyó un caserío nuevo en cemento y con calles pavimentadas, pero todavía el acueducto no es permanente y dependemos de una planta de energía". Además de obras de concreto, necesitan la garantía de que pueden salir a pescar bocachicos, doncellas, dentones y quícharos, o a cultivar arroz, yuca y plátano, sin temor.
Conoció a los principales actores armados que aún se disputan el corredor selvático que comunica a Colombia con Panamá y a los océanos Pacífico y Atlántico. Uno de ellos el paramilitar Fredy Rendón, alias 'el Alemán', ha confesado en forma parcial los crímenes que se cometieron en el Chocó. Erlin no pronuncia la palabra odio ni contra Rendón ni contra la guerrilla ni contra el Ejército y la Policía que los dejó desprotegidos. En la obra de teatro él muere y le sirve dramatizarlo. "A nivel espiritual me ha ayudado a olvidar el trauma pero no nuestra realidad afrocolombiana. Debemos trabajar para que esto cambie y lo vamos a lograr multiplicando los momentos de alegría de nuestros pueblos, atrás deben quedar los rencores para no dejarnos esclavizar por la violencia".

          1 comentario:

          1. It's great that you are getting thoughts from this paragraph as well as from our dialogue made here.

            Feel free to surf to my homepage - insomnia quiz
            Look into my page ... insomnia book

            ResponderEliminar

          Comparte tus ideas