viernes, diciembre 23, 2011

Egipto: las mujeres toman las calles contra la represión





Crisis en el mundo árabe









Miércoles 21 de diciembre de 2011 | Publicado en edición impresa
Una manifestante porta una imagen de la represión en El Cairo. Foto: AFP  



 EL CAIRO.- Casi un año después de tomar el poder, la imagen de los militares egipcios se desmorona. Tras cinco días consecutivos de protestas y una represión despiadada que se ha cobrado por lo menos 14 muertos y centenares de heridos, miles de mujeres marcharon ayer por el centro de El Cairo para denunciar la violencia de las fuerzas de seguridad contra los manifestantes que exigen la salida del poder de la junta militar.


Un grupo de hombres formó una cadena humana para proteger a las mujeres, que coreaban consignas condenando la violencia de una junta militar que usa la misma estrategia represora que su antecesor en el poder, el derrocado presidente Hosni Mubarak. Ayer, las fuerzas de seguridad se volvieron a emplear a fondo para expulsar a los manifestantes de la emblemática plaza Tahrir.
"Libertad, libertad, libertad", gritaban las mujeres, muchas de las cuales portaban diarios con la fotografía que desató la indignación popular. En la imagen se puede ver a la policía golpeando, pateando y desnudando a una mujer en la calle. El video de esa escena dio la vuelta al mundo y llevó a la propia Hillary Clinton a protestar enérgicamente contra la actuación de la junta militar.
"Manifestantes de sexo femenino fueron detenidas y víctimas de abusos horrendos; periodistas sufrieron ataques sexuales, y ahora las mujeres están siendo atacadas, desnudadas y golpeadas en las calles", dijo la secretaria de Estado estadounidense en un discurso pronunciado en la Universidad de Georgetown, en Washington.
La dura reacción de Clinton supone una seria llamada de atención a la junta militar. "Esta degradación sistemática de las mujeres egipcias deshonra la revolución, avergüenza al Estado y no es digna de un gran pueblo", dijo Clinton. Estados Unidos, que veía a Egipto como un aliado firme en la era pos-Mubarak, entrega a El Cairo 1300 millones de dólares al año en asistencia militar, un compromiso que comenzó en 1979, después de que Egipto se convirtiera en el primer país árabe que firmó la paz con Israel.
A pesar de la dura queja de Washington, diplomáticos occidentales consideraron poco probable que la Casa Blanca vaya a utilizar su contribución económica a Egipto como herramienta de presión contra los militares.
Los disturbios en El Cairo comenzaron el viernes cuando los soldados y la policía trataron de dispersar a un grupo de manifestantes que organizaba una protesta frente a las oficinas del gobierno para exigir a la junta militar que entregue el poder a una administración civil, independientemente del proceso electoral en marcha.
El Consejo Supremo de las fuerzas armadas, que tomó el poder en febrero pasado tras la caída de Mubarak, responsabilizó a los manifestantes de la espiral de violencia y alegó que el ejército se vio obligado a intervenir para "proteger la propiedad pública". Varias imágenes de videoaficionados muestran a efectivos de las fuerzas de seguridad disparando sus armas contra la multitud.
Ayer, en un nuevo comunicado, la junta militar expresó su "profundo pesar" por las agresiones sufridas por mujeres durante las marchas de los últimos días, y se comprometió a "castigar a los culpables". Las autoridades llamaron al fin de las manifestaciones antigubernamentales.
Pero la represión policial y la arrogancia de los gobernantes no parece que vayan a ayudar a generar un clima de paz social en el país.
Algunas declaraciones de altos mandos militares contra los manifestantes no han hecho sino encrespar los ánimos en la calle. Como las expresadas por el general Abdel Moneim Kato, asesor del ejército, a un diario local, en las que comparaba a los manifestantes con vagabundos que, a su juicio, "debían ser quemados en los incineradores de Hitler".
"Esas opiniones nazis incitan al odio y justifican la violencia. [Moneim Kato] debe ser castigado de forma pública", señaló la Cadena Arabe para los Derechos Humanos. Las críticas llegaron también desde las Naciones Unidas. El secretario general, Ban Ki-moon, denunció el uso "excesivo" de la fuerza por parte de las autoridades egipcias.
Agencias AP, AFP, Reuters y EFE .


Las revueltas árabes / Violencia de los gobiernos

Egipto: las mujeres toman las calles contra la represión

Por primera vez, miles marcharon por El Cairo para denunciar los abusos de la junta militar


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comparte tus ideas