miércoles, junio 02, 2010

Intoxicación masiva por cuenta del Ejército de Colombia - Cali

Les ruego difundir ampliamente este mensaje, autorizo enviarlo a todas las listas posibles.
Santiago de Cali, 1 de Junio de 2010
Colombia es un país inexplicable. Hoy, martes 1 de Junio, hemos sido expuestos/as, un conjunto de barrios, a uno de los atropellos comunes que se cometen desde las instancias de poder, de manera completamente irresponsable.
A las 5.15 de la tarde, habitantes de los barrios: Meléndez, El Jordán, Horizontes, La Esmeralda, La Esperanza, Alto Jordán, Polvorines y los sectores aledaños (en Cali), empezamos a sentir: escozor en los ojos, dolor de cabeza, dificultades para respirar, congestión nasal, vómito… Síntomas que aumentaban en la misma medida en que aumentaba la desesperación de no saber qué estaba pasando y cómo actuar. Se desató pues una emergencia que afectó por igual a niños/as, ancianos/as, a los que se podía ver en la calle buscando refugio y ayuda.
La situación de emergencia fue creciendo, hasta por lo menos las 6.15 p.m. Cuando llamé al Número 123, ayudas de la Policía, buscando su apoyo, se me informó que en el vecino Batallón Pichincha, se estaban haciendo unas prácticas, que unos gases se les habían escapado hacia el sector, que no era posible hacer nada porque el ejército es autónomo y que ya se les había pedido que suspendieran los experimentos pero había que esperar a que los efectos pasaran por sí mismos.

Se supone que las autoridades de una ciudad, deben proteger el ambiente, la vida y el bienestar de los ciudadanos y ciudadanas e informar sobre qué hacer y cómo hacer, en casos de emergencia. En este caso no sólo no cumplen con estos deberes, sino que son ellos mismos los encargados de generar la emergencia, sin que haya ninguna responsabilidad en la solución de la situación que han propiciado. Cuando escribo esto, cerca de las 8 de la noche, hay aún vecinos y vecinas, con dolor de cabeza y con una aguda irritación en los ojos, como la que tengo yo misma.
Una vez más, los/las civiles nos encontramos indefensos y nuestra vida en riesgo por la arbitrariedad de quien tiene el poder.
Carmiña Navia Velasco,
cc 38996050 de Cali

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comparte tus ideas