viernes, julio 15, 2011

FEMINICIDIO EN MEDELLÍN, LA GUERRA QUE SE LIBRA EN LOS CUERPOS DE LAS MUJERES.




Hasta junio 20 de 2011 las estadísticas oficiales reportan 147 mujeres asesinadas en Antioquia,de estos feminicidios  73 han ocurrido en Medellín. 

 

 

 

 


Provo-acción feminista contra la naturalización y la impunidad de la violencia contra las mujeres.

Por Marta Restrepo López. Escuela de Formación Feminista. Red Juvenil

 

 

 

La apropiación de las mujeres por parte de los varones tiene múltiples caras, todas ellas demostrables, vividas cotidianamente, unas más reflexionadas, otras todavía invisibles, TODAS JUSTIFICADAS. 

 

La negación a las mujeres de ser las únicas que tomen las decisiones sobre su sexualidad y reproducción; el trabajo domestico como extensión natural de ser madre, hermana, esposa, en fin de estar vinculada con otros en una familia; el matrimonio y la monogamia obligatoria; la obligación sexual con la pareja (deber conyugal); la feminización de la pobreza y la explotación capitalista; la pornografía y la prostitución como instituciones mercantiles regidas por varones; el acoso callejero - piropos corteses según la cultura de dominio-; son entre muchas otras las caras de la apropiación de las mujeres por parte de los varones.

 

El feminicidio[i][i]  -  mujer asesinada por un hombre (s) que la considera su propiedad – revela el extremo de este continuum de violencia contra las mujeres, que se esconde en las cifras oficiales bajo el caris de la igualdad de género. Entonces es lo mismo un homicidio que un feminicidio, y además si las mujeres son asesinadas siempre habrá justificaciones, ya sea en su condición natural de vulnerable o en la transgresión a la naturalidad de su bondad.

 

"El 62% de los casos de mujeres asesinadas en Medellín en lo corrido del año, están relacionados con los combos delincuenciales". Declaración del comandante de la policía metropolitana a  RCN radio, 28 junio 2011.

 

Cuando una mujer se socializa en un contexto de confrontación armada, de disputa del poder y el territorio, resulta demasiado difícil que no termine teniendo un lugar en las relaciones de fuerza de los actores enfrentados.  En medio de la confrontación de amigos y familiares con  quienes ha construido vínculos tradicionales de amor sufriente o heroico, ellas representan a las aliadas/esposas/madres/hermanas/novias, a quienes la ideología patriarcal les ha legado la reproducción y el cuidado de la vida de otros, a costa de sí mismas y del aplazamiento de sus necesidades.

 

La sociedad entera debería preguntarse que posibilidades de autonomía y poderío tiene una mujer joven socializada en un ambiente ideológico y social de machismo y misoginia. Que representa hoy para las mujeres la adscripción a la familia y a la hegemonía del amor romántico. Que implicaciones tiene nacer en territorios  empobrecidos, sin posibilidad de ascenso social a través del trabajo y le educación.  La pretensión de la igualdad que nunca ha sido favorable a las mujeres se convierte ahora en excusa para empezar a delinear una feminidad violenta y criminal en la que se explicaría el aumento de los casos de feminicidios. La igualdad que promueve la democracia burguesa dirá que todos somos iguales en oportunidades y derechos y por tanto iguales en la pena y castigo.

 

Las mujeres sufren la violencia patriarcal en contextos de guerra y de paz. En la guerra y la paz las mujeres se encuentran atrapadas en la asignación de cuidadoras de otros, con quienes establecen relaciones de dependencia y subordinación, subordinación de su poder, su saber su placer. En la guerra ese otro un actor despliega parte de su poder en la apropiación de una o más mujeres, a las que acede ya sea en relaciones erótico - afectivas voluntarias, ya sea en  la mercantilización de su placer (prostitución/pornografía) o en la realización de la fuerza y la violencia sexual contra ellas (violación/acoso/abuso).

 

Las mujeres quedan confinadas cultural y socialmente al circuito de varones que guerrean. Su sexualidad, afectividad y erotismo quedan capturados en los códigos de guerra. Su cuerpo un escenario mas donde se prueba el poder de dominio y la radicalización de la violencia.

Si para una comunidad "sus mujeres" en tanto procreadoras potenciales, representan un "valor máximo", quien ejerce violencia contra ellas, es por tanto un transgresor radical no solo de las normas legales, también de los tradicionales valores colectivos. Quien se apropia del territorio/mujer, expropia a todas las mujeres, prueba su virilidad y se hace temible para el grupo social.

 

Las mujeres son el nuevo territorio de la guerra, que escapa a la autoridad del estado y la regulación de la ley. No son el botín, ellas en sí mismas son el lugar de la producción de la guerra y la explotación.

 

Mercados locales y globales se han construido en la apropiación de las mujeres en empresas transnacionales de  prostitución forzada y  pornografía, que están en disputa constante, violenta y corrupta. Apropiación directa de la fuerza de trabajo. 

 

La "compra de una virgen" (fenómeno que se rumora sucede en las laderas de la ciudad empobrecida) da al  "virtuosismo femenino de antaño" un nuevo valor, de valor de uso patriarcal a valor mercantil, que enriquece a quien se ha apropiado de "una virgen", demuestra el poder de quien la compra y expropia a todas las mujeres coaptándolas sexualmente. Todas las mujeres niñas y jóvenes se encuentran disponibles, la negociación o la disputa regulan la apropiación.

 

Mediante la naturalización ideológica de que las mujeres son complementariedad, reproducción, servicio, docilidad, virtud, recurso, nutrición, complacencia…un  largo etcétera, se justifica socialmente - gobiernos/ militares/ policías/ jueces - el asesinato de mujeres que ya desde antes se consideraban objetos… apropiados… naturalmente sometidos a su propietario…

 

…Cuando la guerra se libra en los cuerpos de las mujeres toda la sociedad ha exculpado la criminalidad histórica del patriarcado, ha naturalizado la condición histórica de las mujeres – apropiación/ explotación - y se ha negado a subvertir la cultura de dominio y saqueo.

 

…Cuando la guerra se libra en los cuerpos de las mujeres el estado todo ha fracasado en prevenir y erradicar las violencias cotidianas, ha incumplido sus promesas para la mitad de sus ciudadanas y se asienta sobre la falacia de la igualdad para legitimar la violencia contra las mujeres.

 

…Cuando la guerra se libra en los cuerpos de las mujeres el feminismo crítico, se niega a las comparaciones igualitaristas y a realizar agendas reivindicativas, se opone a la divinización de las mujeres para protegerlas de la violencia, radicaliza su compromiso político en contra del dominio patriarcal  y denuncia la "cooperación" de quienes atacan al feminismo y a las feministas, con el mantenimiento de un orden de opresión y violencia que se asienta sobre la mitad de todos los pueblos.

 




 



--
ESCUELA DE FORMACION FEMINISTA.
CONSTRUYENDO ENTRE MUJERES SUBJETIVIDADES POLITICAS FEMINISTAS



[i][i] No citare ninguna definición. Invito a lxs lectorex criticxs a buscar sus propias fuentes y debatir.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comparte tus ideas