miércoles, junio 06, 2012

Adiela



                       para todas

Adiela ultrajada,
Adiela desplazada
Adiela vejada, atacada, mancillada.
Adiela no es una estadística
Adiela es una mujer con la que conversé
varias tardes.
El horror cotidiano
sigue siendo horror.
Trato de sobreponerme
mirando la luna
y escribiendo poemas.

Adiela mejora
Adiela teje sombreros
Adiela se peina y camina.
El horror cotidiano
sigue siendo horror.
Tengo pesadillas
afuera los pájaros
anuncian la aurora
y mis ojos
tienen sombras violetas.
Adiela pinta una rosa y sonríe.
Adiela me da la mano
y siento que a pesar del horror
Adiela anuncia mañanas.

Ana María Gómez Vélez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comparte tus ideas