miércoles, junio 20, 2012

Columnista invitada



YAMIT, ESA NO ES LA PREGUNTA

Doris Lamus Canavate 

Personalmente creo que a la entrevista le faltó pasión, argumentación e historia de su proceso.Pero el problema es otro. Está claro que las leyes, y en este caso las leyes que luchamos por que el Congreso apruebe para la protección de las mujeres, no son, ni pretenden ser, suficientes. 


Nuestro problema de violencia y agresión contra las mujeres es
 UN PROBLEMA CULTURAL y eso no se cambia con leyes, estas sólo son un soporte para defender nuestra integridad, pero hacen falta muchos otros soportes y tal vez, lo que es más importante, el AUTOEXAMEN o la AUTOCONCIENCIA de que llevamos en nuestros imaginarios, creencias y concepciones, unas ideas que llevan finalmente a que cualquiera llegue y haga de nuestros cuerpos, de nuestras vidas y de nuestros sentimientos, bestialidades y atrocidades inimaginables. 


No puedo extenderme aquí por obvias razones, pero la PREGUNTA YAMIT, es ¿qué haces tú, y todos los YAMITS que puedes encarnar, con audiencia nacional e internacional, con credibilidad, con medios de comunicación poderosos a tu disposición, con influencia en no se cuántos espacios más de la vida nacional... 

PREGUNTO YAMIT, ¿QUÉ HACES TU PARA QUE ESA CULTURA (PATRIARCAL) de minusvalía, de fragilidad, de subordinacíon, de cosa, de objeto de propiedad de otros, jueces, curas, monseñores... y guerreros de todo pelambre, CAMBIE ROTUNDAMENTE? 

No pretendo acusar de nada a los hombres, sólo les preguntó cómo le hacemos juntos, hombres y mujeres, por cambiar algo que es CULTURAL, que se reproduce a través de nuestras propias prácticas cotidianas, que se esconde en la crianza, cuando le enseñamos al niño pequeñito que no llore, que sea varón y a la niñas a cuidar de sus muñecas... 

Cuando tu preguntas si es útil o no una legislación (no sólo ésta) que ha tenido muchos opositores varones quienes creen que los problemas de la intimidad de las parejas son asuntos menores, le restas potencia a lo que hemos luchado por siglos las mujeres, por el derecho al respeto, la dignidad, la autonomía. Los hombres nacieron con derechos, las mujeres tenemos que luchar por ellos y esperar a que el Congreso, dominado por hombres, nos los aprueben. Pero la lucha no termina ahí, sólo continúa... Piénsalo.

Doris Lamus Canavate 
de Barranquilla, Colombia


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comparte tus ideas