lunes, julio 16, 2012

APOYO A MÓNICA ROA..


APOYO A MÓNICA ROA

Las mujeres de este país estamos en deuda con mujeres como la abogada Mónica Roa, pocas como ella han tenido la valentía de luchar por nuestros derechos sexuales y reproductivos enfrentando a una sociedad pacata, conservadora, de doble moral y misógina como la colombiana. Una sociedad que se deja controlar aún por la Iglesia católica, ancorada en una ideología de la terrible y siniestra época de la Inquisición, que poco o nada tiene que ver con los hombres y mujeres del siglo XXI; así personas como el Procurador Ordoñez, o su fiel servidora Ilva Myriam Hoyos, sean los adalides de una Iglesia sumida en escándalos de pedofilia o de curas que dejan hijos regados, como es el caso del expresidente paraguayo.
El derecho a la reproducción atañe a cada ser humano, y ningún hombre o mujer puede intentar legislar en nombre de los derechos que ellos creen únicos y universales. El derecho al aborto, en condiciones de salubridad y de seguridad para la salud mental y física de la mujer no debería ni siquiera ponerse en tela de juicio; máxime en un país donde la educación sexual está mal vista, no olvidemos que Ordoñez se opone a ella, y donde el abuso sexual es pan de todos los días. ¿Cuántas de nuestras niñas, sin olvidar a los niños por supuesto, son violadas día a día al interior de sus propios hogares? ¿Qué dicen al respecto el fanático Ordoñez o su servidora Hoyos? ¿Consideran dicha situación normal? ¿Acaso el Estado y la Iglesia hacen algo por los miles de niños nacidos de la violencia y condenados a la repetición de la misma? ¿O los que están condenados a malformaciones congénitas que lo único que van a traer al hogar son dramas? Como si no tuviésemos demasiado con la historia de este país.
Somos muchas las mujeres que hemos abortado, pertenecemos a todas las clases sociales y económicas, somos mujeres de todas las edades y de todos los niveles educativos; sin que por ello arrastremos eternos sentimientos de culpa judeocristiana como la de la ex actriz de televisión y ahora funcionaria nombrada por el procurador. Un hijo solo debería venir al mundo cuando es plenamente deseado y amado, ninguna mujer debería ser obligada a traer un niño al mundo si ella no lo desea y menos cuando su embarazo es la consecuencia de una violación.
Los personajes siniestros, Ordoñez y Hoyos, entre otros, son en realidad enemigos de la mujer; en vez de velar por nuestros derechos nos atacan y atacan a mujeres como Mónica Roa, cuando la sociedad entera debería estarle agradecida por haber logrado despenalizar el aborto en las tres únicas excepciones que la ley colombiana lo estipula. Considerar que la píldora del día después es "abortiva", sólo demuestra la ignorancia de dichos personajes, y demandar a Mónica Roa demuestra una vez más su fanatismo malsano y aberrante.
Las personas que por razones religiosas, entre otras, decidan no abortar están en todo su derecho, lo que no pueden hacer es imponer su forma de pensar a los demás. No olvidemos que Colombia, pese a quien le pese, es un Estado laico, y como todo Estado de Derecho está en la obligación de velar por el bienestar de todos sus ciudadanos, no de seguir imponiéndonos leyes y costumbres que nos sumen en la tragedia humana que nos venden como una de las posibilidades de acceder al paraíso eterno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comparte tus ideas