martes, abril 21, 2015

Violencia contra la mujer en Tunja Colombia

Adjunto comunicado para su difusión


RED DE MUJERES POR LA DIGNIDAD Y LA VIDA
COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA

Los últimos hechos de violencia contra mujeres en la ciudad de Tunja, en especial el ocurrido el día 6 de abril del año en curso en el campus de la sede central de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, han estado marcados por una serie de especulaciones, comentarios irresponsables en redes sociales y otros actos de revictimización a una estudiante de la institución pública de educación superior.

También hubo movilización social y escenarios de denuncia en torno al manejo institucional que determinó una situación de controversia, desinformación y juicio, de corte machista y patriarcal, aprovechado hábilmente para ganancias de tipo político.

Es por esto, que desde nuestra organización social, aportamos algunas claridades y precisiones, basadas en los hechos y confirmadas de manera oficial por las instancias pertinentes.
  1. La primera falla institucional percibida, confirmada por la víctima y su familia que tuvo contacto únicamente con la Casa de la Mujer, se percibe en la atención en la Unidad de Política Social de la UPTC, instancia en la cual le hacen los primeros auxilios, pero en lugar de ser remitida a un centro hospitalario con acompañamiento institucional a ella y a su familia, es enviada a la URI para que haga la denuncia. La estudiante, además de presentar múltiples heridas en la piel, estaba bajo efectos de alguna sustancia psicoactiva y su familia en estado emocional difícil, teniendo en cuenta que también son víctimas.
  2. Luego en la URI (Unidad de Reacción Inmediata de la Fiscalía), le fue recibida la denuncia, por lesiones personales y no lo consideran un hecho de violencia contra una mujer y de manera displicente desvirtúan la sospecha de su familia (lógica en ese estado) de abuso sexual. De allí le dan una orden para Medicina Legal, por las lesiones corporales.
  3. En Medicina Legal (al día siguiente), le dicen que solo pueden verla por este hecho, y ante la insistencia de la familia, es enviada al Hospital San Rafael de Tunja, donde es recibida en el servicio de urgencias el día miércoles (3er día), donde le practican examen ginecológico, toman muestras y aplican el protocolo en caso de abuso sexual. Según la víctima y sus familiares, el trato no fue el más humano y la atención ginecológica no se hizo por parte de una profesional mujer, siendo su derecho, como lo contempla la ley 1257 de 2008.
  4. Después de ires y venires bastante dispendiosos para la víctima, su familia y ya con el acompañamiento de profesionales de la Casa de la Mujer, se logra que el día jueves sea valorada en Medicina Legal y se le recomienda asistir a CAIVAS (Centro de Atención a Víctimas de Abuso Sexual) de la Fiscalía.
  5. Finalmente y solo con la colaboración de funcionarias del CAIVAS, se logra que en la URI se amplíe la declaración y se traslade a esa instancia la denuncia, lo cual se logra el día viernes (5to día del suceso).

Entre tanto, el hecho ha generado reacciones diversas en la comunidad universitaria, que a través de una marcha el día jueves 9 de abril, expresa su indignación ante  el manejo de este caso de violencia contra una mujer, revictimizada una y otra vez por el manejo institucional ineficiente y alejado de lo dispuesto en la Ruta de Atención para éstos casos. Igualmente, se hace la denuncia pública en escenarios de control político (Concejo de Tunja y Asamblea Departamental), medios de comunicación y plaza pública, donde además del caso de la estudiante se evidencia la preocupación por la situación creciente de inseguridad e ingobernabilidad en la universidad.

La comunidad universitaria reclama, entonces, interlocución directa con las directivas universitarias, en especial el rector, sin lograrlo de manera directa, sino a través de comunicados e intervenciones en medios de comunicación, desvirtuando la gravedad del suceso, e incluso aludiendo informes de organismos como el Instituto de Medicina Legal, los cuales, según nuestra indagación directa el día viernes 17 de  abril en la Fiscalía, aún no habían llegado a esa instancia, única con competencia para conocer el dictamen.

A pesar de no haber información directa de los sucesos a través de la víctima y su familia, la cual tuvo el acompañamiento únicamente de la Casa de la Mujer, hay dos sucesos aprovechados para desvirtuar no sólo el lamentable suceso, sino el sentido de la marcha realizada por la comunidad universitaria: en primer lugar se activa el funcionamiento de torniquetes en las puertas de la universidad y por otro, muy grave, el rumor generado en versiones de una funcionaria de control interno de la universidad, Carolina Acosta Muñoz, desmintiendo lo ocurrido a la estudiante y minimizando la gravedad del hecho.

Colegimos con pesar, que éste caso emblemático evidencia no sólo la inoperancia de la mayoría de instancias que deben atender estos casos, sino el ataque a la dignidad de una mujer violentada y de su familia, a través de irresponsables afirmaciones no sólo directas con muchas personas, sino a través de medios de comunicación y redes sociales.
Instamos a las autoridades pertinentes a acelerar el proceso y asumir responsablemente las fallas presentadas en el manejo de estos graves hechos, a los organismos de control a investigar el origen de las especulaciones calumniosas, a todas las instituciones a asumir de manera ética la responsabilidad de las omisiones y equivocaciones.

A la comunidad universitaria de la UPTC y a la ciudadanía en general, convocamos para continuar rechazando de manera inequívoca todo acto de violencia contra las mujeres, y a evitar la tergiversación, especulación y juzgamiento, que agravan la situación de quienes son VÍCTIMAS de éste tipo de delitos.

Continuaremos en nuestro propósito de defender los derechos de las mujeres y a ejercer veeduría sobre todos los procesos, para lograr un trato justo y digno, a la vez que evitar la impunidad.

¡¡¡NI UNA MÁS!!!
CADA AGRESIÓN A UNA MUJER NOS DUELE A TOD@S
¡TOLERANCIA CERO A LAS VIOLENCIAS CONTRA LAS MUJERES!

     MARÍA CLEMENCIA TORRES GÓMEZ
     MARTHA JUDITH MEDINA BEJARANO
     ASTRID CASTELLANOS CORRECHA
     RED DE MUJERES POR LA DIGNIDAD Y LA VIDA

    Tunja, 20 de abril de 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comparte tus ideas