domingo, diciembre 11, 2011

Cada 32 horas asesinan a una mujer en Antioquia




"Su cuerpo sigue siendo considerado un botín de guerra; los grupos armados la ven como un premio", anota Olga Lucía Ramírez, directora de la corporación Vamos Mujer 


Feminicidios, conflicto y participación en actos delictivos, algunas causas 


"No me le vaya a pegar a la niña". Esa fue la última frase que escucharon de Olga Luz Mazo. Luego vinieron la sangre y los gritos. Su hermano Gonzalo la asesinó delante de la familia, porque ella le exigió que respetara a una de sus dos hijas. Olga tenía cuatro meses de embarazo. 
Esta historia narrada por Wílmer Mazo, hermano de la víctima, hace parte de un drama que este año ya suma 234 mujeres asesinadas en Antioquia, 104 de ellas en Medellín (hasta el 7 de noviembre).



Antioquia es, en cifras absolutas, el departamento donde más mujeres son asesinadas en el país. En el 2010, según Forensis, se registraron 326 casos; le sigue Valle, con 265.

De los crímenes del 2011 en Medellín, 49 son considerados feminicidios, según Margarita Trujillo, secretaria de la Mujer de la Alcaldía: "Las mataron por el hecho de ser mujeres", explica. En este grupo son comunes los feminicidios íntimos: "Los mal llamados crímenes pasionales, donde la pareja dice: 'Si no eres mía, no eres de nadie', que es una manifestación clara de cultura machista", dice Teresa Aristizábal, coordinadora en Antioquia de la Ruta Pacífica de las Mujeres.
En este grupo se inscribe el aberrante caso que vivieron Ema Elorza y su hija, quien pidió la reserva de su nombre. Mientras rezaba en el oratorio de la iglesia de Belén San Bernardo, Ema fue baleada por la espalda por quien hasta hacía unos meses era su yerno: Enoc Ocampo. Este le había jurado a su ex esposa -que lo abandonó por maltrato-, que si no estaban juntos haría algo que le dolería mucho. Cumplió su promesa y después se suicidó en esa misma parroquia.
Aunque la violencia intrafamiliar muchas veces termina en un asesinato, revela Aristizábal, las denuncias por este delito no superan las 500 en la ciudad. "La mayoría calla por miedo a represalias", asegura.

'Botín de guerra'

Según datos de la Policía, hasta el 30 de noviembre pasado hubo 137 asesinatos de mujeres en los 10 municipios del área metropolitana del valle de Aburrá y hay más causas que el feminicidio. El conflicto armado y el narcotráfico también juegan un papel fuerte en la violencia contra la mujer.
"Su cuerpo sigue siendo considerado un botín de guerra; los grupos armados la ven como un premio", anota Olga Lucía Ramírez, directora de la corporación Vamos Mujer.
Pero también hay, según la Policía, una participación mayor de las mujeres en actos delictivos. "Tenemos indicios de venganza en contra de mujeres que se han visto involucradas en homicidios y hurtos", explica el general Yesid Vásquez, comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá.
Y se sustenta en cifras como estas: en el 2011 ya hay involucradas 759 mujeres en casos de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes, mientras que en todo el 2010 la cifra fue de 722 casos. En hurto, este año van 197 mujeres, mientras que en el 2010 fueron 135.

Panorama desolador

La primera encuesta de prevalencia de violencia sexual en contra de las mujeres en el contexto del conflicto colombiano revela que, entre el 2001 y el 2009, seis mujeres fueron objeto de violencia sexual cada hora. Los victimarios fueron grupos al margen de la ley y de la Fuerza Pública. Realizado con base en 407 municipios con presencia de los actores armados, el estudio dio cuenta de que en esos ocho años hubo 489.687 mujeres víctimas.
La mayor prevalencia de estos casos se presentó en el municipio de Urrao (suroeste antioqueño), con un 30 por ciento: "Lo preocupante es que el 82 por ciento de ellas nunca denunció", apuntó Diana Montealegre, coordinadora del estudio realizado por la campaña 'Violaciones y otras violencias: saquen mi cuerpo de la guerra'.
Se estima que en los 407 municipios del país 94.565 mujeres entre los 15 y los 44 años fueron víctimas de acceso carnal violento por parte de paramilitares, guerrilla y Fuerza Pública; 7.754 fueron obligadas a ejercer la prostitución y 27.058 fueron víctimas de aborto forzado.
Fuente: YEISON GUALDRÓN Corresponsal de EL TIEMPO Medellín

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comparte tus ideas